Social Icons

Búsqueda personalizada

Pages

jueves, 16 de octubre de 2014

EL ULTIMO SECRETO DE STONEHENGE

stonehenge 1

EL COMPLEJO MEGALÍTICO SIGUE REVELANDO SORPRESAS, AHORA SABEMOS QUE UN DÍA PUDO SER UN CÍRCULO PERFECTO.


es uno de los complejos megalíticos más importantes y sin duda el más celebre del planeta, y aunque en los últimos años se haya convertido en centro neurálgico de los adeptos a la Nueva Era y el druidismo, que celebran sus extravagantes rituales entre sus monolitos en fechas señaladas, lo cierto es que no deja de deparar sorpresas a la comunidad científica,

revelando algunos de sus secretos. Como señala Javier García Blanco, aunque los especialistas ignoran a ciencia cierta cuál fue “la finalidad exacta de esta increíble manifestación de las capacidades del hom¬bre prehistórico", cada vez es más lo que sabemos sobre este conjunto de piedras sito en el condado ingles de Wiltshire.

Hasta hoy, el “círculo” que forman sus piedras exteriores se observaba incompleto. Sin embargo, la
EL ULTIMO SECRETO DE STONEHENGE
casualidad ha puesto algo de luz al misterio. Uno de los cuidadores del recinto, Tim Daw, se percató de algo extraño al revisar el sistema de riego, y dio un giro de 180 grados a los estudios sobre el terreno.

 En la zona donde el anillo de Stonehenge aparecía incompleto, no era capaz de hacer llegar la manguera para regar. Mientras recorría aquella zona seca, Daw descubrió

unas manchas o “parches” de color marrón. Aquellas manchas, que en un principio parecían ser simples oquedades o malfor-maciones del terreno, coincidían justo en los lugares que habrían ocupado los megalitos en caso de que el “círculo” de Stonehenge hubiese sido perfecto y cerrado en su origen, como creían la mayoría de arqueólogos.

Tras analizar el terreno, los arqueólogos comprobaron que dichas marcas “parecían coincidir con el lugar que habrían ocupado las hipotéticas piedras que faltarían”, destacando además otro hallazgo, 

una marca similar se observaba en el punto exacto en el que el ingeniero William Gowland había excavado zanjas durante un estudio en el año 1901, demostrándose, gracias a la sequía, que existen zonas donde la tierra del yacimiento había sido removida.

El estudio ha sido publicado en la revista arqueológi- ea Antiquity, aunque ni mucho menos se han desvelado todos los enigmas de este fascinante rincón de la Tierra.

 De momento, nadie sabe, según reconoce Susan Greaney, historiadora de Patrimonio inglés, qué ha sucedido con las piedras (altantes. Quizá al-gún día el puzle de este colosal monumento megalítico quede resuelto por completo.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates